Valor y tenacidad


Podríamos hacer una lista interminable de las cualidades que la mayoría de la gente coincide que toda persona debe tener para tener una vida destacable, consideremos esta vez solo alguna de ellas: honestidad, inteligencia, creatividad, humildad, paciencia, responsabilidad, laboriosidad, disciplina... Estuve reflexionando un poco y me di cuenta de dos cualidades que  prácticamente eclipsan a las demás desde una gran variedad de ángulos: el valor y la tenacidad.

Podemos dedicarnos a ser honestos a lo largo de nuestra vida, pero si no poseemos el valor para defender la verdad, poco valdrá ser honestos.

Podemos ser inteligentes en el proceder de nuestras acciones, pero si no poseemos el valor para ejecutar las acciones, quizás nunca obtengamos los resultados que queremos.

Podemos contar con creatividad, pero si no tenemos valor para establecer nuestro punto de vista e imponer nuestro arte, entonces nuestras creaciones probablemente nunca sean apreciadas como esperamos.

¿Se requiere valor para ser humilde? pues si. Probablemente habrá ocasiones en la vida en la que las circunstancias nos hará sentir mejor o superior a otros, en esos casos hay que tener el valor para reconocer las propias limitaciones y debilidades.

La paciencia puede ser un acto heróico a veces. En una época de demandas exigentes y tiempo limitado como la nuestra, la paciencia es una cualidad escasa, hay que tener el valor para no decantarse por los resultados rápidos, la desesperación o el pesimismo.

Quizás la responsabilidad es una de las cualidades mas admirables de una persona, sin embargo no podemos pensar la responsabilidad como una cualidad aislada, ésta en la mayoría de la circunstancias esta ligada al valor de superar los obstáculos para poder cumplir con las tareas que nos fueron encomendadas. Prácticamente no se puede hablar de responsabilidad si no tenemos el valor para asumir los resultados de nuestras acciones.

Cuando calificamos a una persona de trabajadora o laboriosa, indirectamente estamos también hablando del valor de esa persona que día a día asume los retos que se le presenta, siendo en el proceso útil para si mismo y para otros prestando su tiempo y habilidades.

La disciplina requiere indudablemente valor. El valor es necesario para sobreponerse ante el desorden y el caos, para cumplir las normas y mantenerse a través del tiempo constante en la búsqueda de un objetivo.

El valor es tan importante y tan indispensable en casi todos los aspectos de nuestra vida y aun así es posible que lo pasemos por alto, necesitamos valor en el amor, en la amistad, en la familia, en los estudios, en el trabajo, en todo. Quizás por eso no los recuerdan constantemente los escritores en la construcción de los personajes heroicos, que mas allá de la fuerza y dotes con los cuales pueda contar, suele ser el valor o el coraje el mas importante de sus cualidades.

El mundo ha sido conquistado en gran parte por los valientes y tanto la historia como la literatura no se cansan de recordárnoslo.

El valor es una cualidad sin duda extraordinaria, sin embargo, a pesar de su relativa supremacía, aun creo que debe complementarse con otra: la tenacidad.

El valor es fundamental, pero no deja de tener ese aire de temporal, de instantáneo. Se requiere valor para momentos clave de nuestra vida, cuando asumimos un riesgo, cuando protegemos a una persona importante para nosotros, cuando decimos la verdad o incluso, cuando intentamos decir lo que sentimos, pero luego de esa explosión inicial que nos  induce el valor, requerimos de tenacidad para seguir con el mismo ímpetu, con la misma fuerza sin desfallecer, sin abandonar, para resistir hasta que alcancemos nuestro objetivo, la tenacidad en un hombre es indispensable para mantenerse con valor en el tiempo.

Valor y tenacidad, son cualidades o valores que debemos reforzar en todos nosotros si queremos llegar a ser la mejor versión de nosotros mismos.

Comentarios

Te invito a ver también:

La trampa de las redes sociales y los teléfonos inteligentes

Te busco

Paradas sin memoria

No es el inicio, es el final

7 consejos para aprender un nuevo idioma

10 reglas básicas para evitar estafas

Castellano sin autoestima