10 reglas básicas para evitar estafas


¿Cómo evitar estafas? De vez en cuando escucho historia de personas, conocidos, familiares o amigos que hicieron una determinada inversión y les fue mal o que fueron victima de una estafa. Cuando ahondas  en los detalles de las circunstancias que rodearon el evento, siempre me doy cuenta de que se cometen las mismas imprudencias, los mismos errores.

Es triste ver a veces como personas que ganan su dinero con mucho esfuerzo lo pierdan o como personas que cuentan con mucho se dejan llevar por malos negocios.

Estos percances alcanzan a personas de cualquier estrato social, edad y formación académica. He confirmado que el intelecto no provee de mejores habilidades en los negocios, ni le otorga ventajas, hasta el más listo puede terminar siendo presa de las más tontas estafas o incurrir en los peores negocios. Por ello he recopilado 10 reglas que pueden funcionar como guía para que aumenten tus probabilidades de tomar mejores elecciones en los negocios, emprendimiento o inversiones y a la vez no ser victima de la mayoría de las estafas que se pueden encontrar.

Algunas reglas serán muy obvias y otras quizás no tanto, pero toma en cuenta que a veces lo obvio es lo que la gente suele ignorar.

1. No se obtiene dinero sin trabajo

Hay una idea muy arraigada en la sociedad actual de que es posible ganar dinero sin trabajar. De que existen vías, métodos,  procedimientos mágicos que le llevaran a la riqueza sin nada a cambio, básicamente creen que el dinero llegara por arte de magia sin ningún esfuerzo ni riesgo. Ademas se cree que esos métodos o vías para hacerse de grandes sumas de dinero en poco tiempo están  por allí, a la vista de todos, en publicidad de Internet, anuncios de periódico, en una publicación de alguna red social, en un sitio web, en una propaganda en la calle o que vienen de la mano de algún "buen" señor o señora que conociste hace poco y que te propuso el negocio del siglo...

La formas y los métodos sobran, la constante es que ofrecen al publico ganar dinero sin hacer nada, sin riesgo alguno y con retornos significativos.

Lo que usted debe entender es la única manera de obtener dinero es trabajando, si usted no ha comprendido esa simple verdad, me atrevo a decir que con mucha probabilidad tendrá tropiezos en su vida.

Hay personas que debido a su habilidad excepcional, su experiencia, su conocimiento o relaciones sociales, parecen que no trabajan o no aparentan trabajar tanto como otros que se esfuerzan bastante en lo que hacen obteniendo una baja remuneración.

Muchas personas nacen con talentos por encima del promedio que le otorgan una ventaja sobre el resto. Hay otros que dedican su vida, su energía y esfuerzo en pulir sus habilidades en una determinada tarea. Individuos que dedicaron su vida o gran parte su tiempo en estudiar o trabajar en algo, adquieren conocimiento o experiencia y otras que sencillamente por las relaciones o los lugares en los que se encuentran en la sociedad poseen ventajas que le permiten sacarle provecho.

Todos los casos antes mencionados en algún grado requieren una inversión de energía, esfuerzo y trabajo y eventualmente las compañías o personas  que no lo poseen y tengan dinero suficiente buscarán a las individuos
que tengan las habilidades, el conocimiento, la experiencia o las relaciones sociales para poner en marcha sus intereses.

Puedo decir dos maneras que alguien puede obtener dinero sin trabajar: haciendo lo que le gusta o robando. Lo primero viene de aquella famosa frase de Confucio:

Elige un trabajo que te guste y no tendrás que trabajar ni un día de tu vida.

Lo segundo, si eres un estafador, un timador, un embaucador o un corrupto es posible que obtengas dinero sin trabajar, con los riesgos y sanciones que eso implica claro. Sin embargo aun debo reconocer que haciendo algo que te guste o no, eres valioso y se te retribuye por que das algo a cambio, ese "algo" implica trabajo de algún modo.
Por otra parte los estafadores, ladrones o corruptos también tiene que invertir energía y tiempo en como realizar sus fechorías, así que hasta ellos trabajan de cierta manera provocandole daño a las demás personas.

2. No creer en las historias de éxito o ganancias en corto plazo

Algo que podría criticar de la sociedad actual, es que la gente ama las historias de éxito sin esfuerzo y repentino, de golpes de suerte.

Alguien monto una pagina web o un blog y gana dinero, o que diseño una aplicación para celular y se tiene muchas descargar o se fue del país y le fue muy bien o que crearon un canal en Youtube y percibe suficiente dinero o porque
comenzó a vender cierto producto y está gano bastante...

Al creer e incluso darle publicidad y crédito a estas falacias alimentan esa imagen de que éxito se obtiene fácilmente, sin esfuerzo y que ademas si haces lo mismo que lo que esas personas hicieron lo conseguirás rápidamente.

Lo que no ven esas personas es que aquel que monto la pagina web o el blog se tuvo que esforzar bastante para crear contenido de calidad para que la pagina fuera visitada o tuvo que invertir mucho tiempo o dinero en hacerle llegar su sitio a muchas personas o que tuvo que invertir muchas horas en aprender como configurarla y hacerla visualmente atractiva.

La persona que hizo la aplicación móvil tuvo que aprender programación y comprender la necesidades de los usuarios para que llegara a ser popular, tuvo que hacer muchas versiones hasta que fuera estable y esperar mucho tiempo antes de obtener ganancias.

No ven que la persona que se fue del país, quizás tuvo mucho momentos difíciles antes de encontrar empleo o se tuvo que enfrentar a un nuevo idioma, un nuevo clima o un lugar donde tenia pocas relaciones.

No saben que la persona que cuelga vídeos en Internet, se tomo al menos el tiempo de editar el vídeo o de configurarlo, de pensar un contenido distinto, ameno o relevante para las personas y que antes de eso estuvo haciendo lo mismo muchas veces hasta que finalmente hizo un público grande.

Ignoran que aquella persona que comenzó a vender un determinado producto o o servicio, antes de ganar
dinero tuvo que convencer a mucha gente de que lo que ofrecía era útil o necesario y que quizás muchas ventas se cayeron y mucha gente lo ignoró por mucho tiempo antes ver resultados.

Por eso es importante dejar en claro a las personas en general la importancia de no subestimar el esfuerzo de las personas que tienen éxito. Vemos los resultados, a veces mas pronto de lo que esperábamos pero casi siempre no tenemos idea del esfuerzo que les tomó a aquellas obtener esos resultados. Así que cuando escuches nuevamente esas historias de fantasía o de película, comienza a reflexionar sobre todo lo que hay detrás de aquella historia.

3. No existe inversión sin riesgo

El riesgo está asociado a cada decisión que tomemos en la vida. Entre esas decisiones se encuentran las inversiones que hacemos. En términos simples podemos definir el riesgo como la probabilidad de obtener un resultado adverso.

Conocer o medir el riesgo de una inversión es vital para tomar la decisión de realizarla o no. De hecho existen profesionales que se dedican a estudiar modelos matemáticos para hacer estimaciones de los riegos asociados a determinadas operaciones comerciales. El mundo de la banca, la bolsa y los negocios financieros están llenos
de ellos. Pero para conocer el riesgo de una operación no hay que ser matemático ni un gurú en los negocios, sólo hay que tener sentido común y algo de formación en economía básica.

Toda inversión, negocio, operación o transacción que le prometa jugosos retornos esconde necesariamente riesgos altos.

Los riesgos suelen ser proporcionales a las ganancias. A mayor riesgo, mayor es el dinero que obtienes. Por ello en el mundo de las apuestas, gana mas dinero quien coloca su dinero en la opción mas improbable, porque si todo el mundo sabe que es muy probable que pase determinado resultado, elegirá  lógicamente la opción que garantice que no perderá dinero o que lo recuperará.

La seguridad o el riesgo bajo en este contexto siempre está asociado a pocas ganancias, a pocas expectativas. Por ello el mundo es de quienes se arriesgan, porque los arriesgados saben que yéndose por lo seguro no obtendrán mucho beneficios.

Debe en todo momento estar consciente de esta regla. No puede esperar en un negocio altos rendimientos sin riesgo, porque es ilógico. Cualquier decisión que usted tome en la cual espera obtener algo significativo a cambio, tenga seguro que implica un alto riesgo, y este será proporcional a la magnitud de la ganancia que espera. Por ello es muy importante que identifique los riesgos asociados en lo que hace y una vez reconocidos esos riesgos, usted verá si desea asumirlos o no.

4. No crea en los desinteresados

Hay personas que andan por la vida prestándole atención a buenos samaritanos, a personas desinteresadas que ayudan a los demás a obtener dinero y beneficios a cambio de nada. En vendedores desinteresados que te hacen un favor y en "amigos" que solo buscan tu bienestar. En lo que a dinero se refiere, siempre existe un interés asociado.

Las personas actúan, cuando hay dinero de por medio, motivados en obtener algo a cambio. Si no asumes esta verdad te pueden esperar malos momentos.

Dedíquese a analizar la motivación de las otras personas, su interés real  y así entonces usted podrá determinar si los intereses de la otra personas no perjudican los suyos, si las condiciones son justas o injustas o si bien la otra persona actúa de buena fe. Determinar los intereses de otros sin duda le hará mas agudo en los negocios y podrá aprovechar los tratos o descubrir las estafas rápidamente.

5. Obtener toda la información posible

Como dice el dicho: la información es poder, pero suele ser poderosa cuando mucha gente la ignora.

Ante cualquier negocio o decisión que usted tome, lo primero que debe hacer es recaudar toda la información posible sobre lo que pretende hacer. Mientras más informado usted esté sobre lo que planea hacer más probabilidades habrá de que llegue a buen termino.

Su agudeza y capacidad de investigación le otorgara sin duda una ventaja muy clara que lo premiara con sabias decisiones y excelentes resultados.

Mientras el negocio sea mas importante mayor debe ser la cantidad de la información recopilada.

6. Lea los contratos, analice y tenga clara todas las condiciones

Es clásico eso de no leer las letras pequeñas. Es muy importante que en cualquier operación que realice dedique un tiempo prudente a revisar lo que firma o lo que acepta. Tener claras las condiciones en las cuales usted obtendrá dinero o no, los requisitos, las cláusulas, las excepciones.

Estar consciente de toda la documentación pertinente le asegurará que está al tanto de las implicaciones de la decisión que tomara. Mientras mas importante es un negocio, más cobra relevancia esta regla.

7. No emocionarse

Es muy importante no ser emocional cuando se trata de comprar algo, realizar un negocio o escuchar una propuesta.

Debe toma en cuenta que quienes intentan convencernos seguramente se han pulido en estrategias para realzar las propiedades de lo que ofrecen, para engañarlo o llevarlo a realizar tratos o compras que usted en otras condiciones no cedería.

Las ventas en gran parte aplican muchos principios de Psicología manipulando los deseos de las personas. Por lo que emocionarse ante una determinada situación que involucra dinero lo llevara probablemente al terreno en donde otros esperan usarlo.

Las estrategias publicitarias, los rótulos, los anuncios web... toda buena publicidad esta minuciosamente diseñada para atraerlo, para jugar con sus sentimientos y en ese estado vulnerable, vender o estafar.

8. Detener el sentimiento de urgencia

Va de la mano con las emociones, sin embargo esta regla trata un caso especifico.

Muchos negocios, productos o estafadores intentarán convencerlo de que lo que le ofrecen además de ser necesario, es urgente, de que debe la decisión lo más pronto posible y que si no la toma, perderá una gran oportunidad.
El discurso o la dinámica está diseñada para alterar las prioridades y colocar lo que ofrecen en primer lugar. Por ello ciertos establecimientos comerciales se colocan en lugares estratégicos o productos utilizan ciertos colores para aumentar ese sentido de urgencia.

En mi caso, cuando siento una necesidad muy fuerte por comprar algo que hasta hace poco no estaba en mis prioridades, me lo pienso varias veces, al menos dos y si después de reflexionar tanto he llegado lógicamente a que es una buena decisión realizar la compra, entonces la hago, a veces esto puede llevar minutos, horas e incluso días, pero solo el hecho de detenerte a pensar será bueno para controlar los impulsos.

Con el tiempo te darás cuentas que ciertas cosas no eran realmente necesarias después de haberlas reflexionado un tiempo o que habían mejores opciones, algo que no hubieras tenido la oportunidad de ver si no te hubieras puesto a pensar.

Así que la próxima vez que algo juegue con tu sentido de urgencia, no seas impulsivo y date un tiempo para pensar con cabeza fría. No digo que sera algo fácil ya que las estrategias para captar clientes o engatusar personas para estafarlas son cada vez mas refinadas y creativas, pero reflexionar sobre lo que vas a hacer sin duda te pondrá en ventaja.

Tengo que aclarar que muchas veces en la vida encontraras oportunidades o negocios en lo que no hay que ponerse a pensar mucho para aprovecharlos, pero aquí el detalle: si es un negocio representa realmente una oportunidad única, es muy poco probable que una persona llegue con ella desinteresadamente a confiártelo. Tendrás que analizar la situación y sus intereses para deducir si el asunto realmente tiene buena pinta.

Cuando uno encuentra una oportunidad de esas que difícilmente se encuentran, muy poco gente se ha dado cuenta o
quizás puedes estar siendo el primero en notarlo, por lo tanto no hay publicidad, no hay comentarios, la gente lo ignora, tú solo te has dado cuenta.

Que suceda lo anterior es muy poco probable, de hecho, este fenómeno puede asociarse a lo que en economía se le llama oportunidad de arbitraje y estas tienen un tiempo de existencia corto la mayoría de las veces, porque cuando se corrige el mercado o cuando las personas la identifican , la oportunidad desaparece y solo es aprovechada por unos pocos.

9. Ser consciente de la lógica de los márgenes de ganancia

Como se comentó en una regla anterior, grandes márgenes de ganancia en una operación delatan un riesgo alto. Pero hay ocasiones en las que un negocio puede estar muy bien estructurado, todo bien explicado y ordenado y tengas pocas o ninguna razón para desconfiar.
Ya has investigado, tiene toda la información y te lo has pensado varias veces, hay un plazo creíble en el que retornara tu dinero y has deducido los intereses detrás de toda la operación.

Para este caso lo que le propongo hacer es construir una tabla de márgenes de ganancia relativos. ¿A que me refiero? Digamos que un determinado negocio propone una ganancia de un 30% en un lapso t. Usted por otra parte se informa que una persona que hace un trabajo común recibe una remuneración por su servicios de 6% en el mismo lapso. Verifica que un profesional altamente calificado puede recibir un 13% en ese lapso t. Sabe que una inversión bancaria en ese lapso puede arrojar un 8% de retorno y que en la bolsa o en alguna operación financiera sometida a riesgo se obtiene como mucho un 7%.

Usted lo que ha hecho es verificar los costos de oportunidad, pero aun más que eso, se ha dado cuenta que en ese lapso t, de acuerdo a su investigación, el mayor retorno que probablemente se puede recibir en una operación  es de 13% en ese lapso. Con esa información sobre la mesa, el 30% que le ofrecen está muy por encima de la media, y si negocios similares no obtienen lo mismo, entonces algo raro hay en ese negocio y debe averiguarlo, porque o son unos genios y hallaron algo poco común o sencillamente es una estafa.

10. Invertir sólo en lo que se conoce

Parece algo simple, pero es increible como con el tiempo nos damos cuenta de que invertimos dinero en cosas que no
conocemos porque creemos que al ser diferentes lograran un mejor resultado.

Particularmente lo que he aprendido de mi experiencia es que siempre es mejor no tantear demasiado e invertir seriamente y en mas cantidad en las cosas que conocemos, en las que somos mas hábiles o tenemos
más talento. Al conocer más y dominar el área, tenemos más experiencia y sabremos elegir bien y salir airosos cuando las circunstancias son adversas.

He visto a amigos y familiares invertir en cosas que no tienen idea de como funcionan y perder todo su dinero en ello, cuando bien pudieron hacerlo en comprar activos para reforzar aquellas actividades económicas que siempre le han traído dinero.

Siempre es bueno experimentar, probar cosas nuevas, pero ello debe hacerse bajo unos limites y asumiendo los riesgos que están involucrados.

Hay una regla en finanzas que dice que a mayor edad debes disminuir tu riesgo, algo que es lógico, porque cuando eres joven es el mejor momento para arriesgarte, probar cosas nuevas y realizar cambios radicales, porque se supone que tienes tiempo para arreglarte si algo sale mal y mejorar así en el futuro. Pero cuando va avanzando la edad debes volverte mas celoso y conservador y aquí invertir sólo en lo que se conoce se hace vital, porque con la experiencia adquirida, pocas cosas serán las que te puedan provocar un revés si inviertes en algo conocido.

© Alejandro Guipe | Derechos Reservados.  http://alejandroguipe.com

Te invito a ver también:

La trampa de las redes sociales y los teléfonos inteligentes

Te busco

Ruta a Río Brito

Mientras dormía

Paradas sin memoria

7 consejos para aprender un nuevo idioma