La horrible belleza del mundo


La paz del exterior me confirma que el mundo parece estar mejor sin mi. Intenté alcanzar la felicidad pero no pude, pertenecemos a espacios distintos. Ahora solo me dedico a ser testigo del paso del tiempo. Fui marcado tantas veces que me volví implacable. Después de una larga caminata por el pasillo me obligan a tomar asiento. Un sacerdote me recuerda a Dios, inquieta pensar sobre sus intenciones. La vida con frecuencia puede parecer horrible, incluso a segundos de mi pena de muerte, pero, aun así, me es imposible despreciar la belleza de este mundo.

Microrelato I 2017 ©  Alejandro Guipe Derechos reservados. http://alejandroguipe.com


Te invito a ver también:

La trampa de las redes sociales y los teléfonos inteligentes

Te busco

Ruta a Río Brito

Mientras dormía

Paradas sin memoria

7 consejos para aprender un nuevo idioma